La patera (1999)

Marea

Cuantas veces me habré preguntao…
¿qué es lo que se desata detrás de su cara?,
si tu supieras, si yo te dijera, si yo te contara…
la enlazaron y se ha desatao,
y ondea por la acera el vuelo de su falda,
que es su bandera,
es donde guarda su nombre,
se llama Marea,

y estaba tan solita que me fui pallí,
¿quieres hablar conmigo?,
¡pues claro que sí!,
su soledad es una vieja enjuta
rodeá de hijos de puta
que se ríen de ella
pues todos quisieran ser como Marea,

y cuentan que un verano voló
y se dejó el corazón debajo de la cama,
que le dijo que no volvería,
que no la esperara,
quién le iba a decir
que al final iba a unir
su tripa con la mía,
con un poeta de cañerías,
poeta de mierda…
de manos vacías,

que necesita a alguien cuando va a caer,
que borra las fronteras con solo sus pies,
dame fuerte en la entrepierna,
no me dejes que me duerma,
que esta noche me las piro
a enseñarle los dientes al mundo contigo.

Ya lo dijo el Camarón

Menudo pastel te ha tocado comer esta vez,
cortar mi polla y atarme de manos y pies, ¡atrévete!,
háblame al oído que quiero saber
si aún tengo un sitio
en que hacerme el dormido,
debajo de tu piel,

ya lo dijo el Camarón,
quita una pena otra pena y un dolor otro dolor,
eso es lo que digo yo,
antes que cortar mis venas
que te den por culo,
pinto un corazón,

a tiro de piedra me encuentro, ¿o me encuentras? ,
te vi sonreír,
ay lo que daría pa estar to los días cerquita de ti,
rebusca en el fango, ansía ser algo, no me espera a mí,
de tanta patada no quiero ser nada, no quiero ser nada,

ya lo dijo el Camarón,
quita una pena otra pena y un dolor otro dolor,
eso es lo que digo yo,
antes que cortar mis venas
que te den por culo,
pinto un corazón.

Trasegando

Ella se siente bien,
yo me siento en el suelo tranquilito a mirarla,
“niño… ¡levántate!”,
no me siento con cojones,
hoy me quedaré en la cama,
rebufo y respiro y no sueño contigo,
mi alma se amorra al colchón,
ay prima mía, ¿que quieres amor?,
pues ya somos dos,
ya somos dos,

ella empezó a correr,
yo me quedo vigilando las ventanas de su casa,
“¡vamos, que va a llover!”,
mejor me quedo y me baño
en charcos de agüita clara
que estar a tu vera o pegao a la pared,
mi patera va campo a través,
vamos a ver, que se hace de día,
¿te vienes o qué?,

¿que mas te da si trajino, si tuerzo el camino,
si le meto al vino?, te digo…
¿que mas da si me orino en ese destino
para el que he nacido?, te digo…

mañana volveré,
“eso me lo dicen todos,
anda, bésame y te marchas”,
trato de hacerlo bien,
pero nos quedamos solos yo y mi lunita de plata,
será lo que dice el compadre David,
ni siquiera me siento solo sin ti,
en fin, a trasegar, sin más ni mas,
sin más ni mas.

No quiero ser un poeta

Se peinará un poquito y se pondrá tan guapa,
y saldrá musitando sus cosas al alba,
y a mí me hará falta algo más que agua del grifo
pa quitarme las legañas,
a mí, hecho de nada,
nada mezclada con el humo de los bares,
de nada vale si no cuenta tus lunares,

¡Ay del que intenta conquistar la luna entera
con algún verso de mierda, separarla de mi vera!,
miralá toa sonriente aunque le cante malamente,
muy tranquila y muy quieta, porque con ella no,
no quiero ser un poeta,

se peinará un poquito y se pondrá tan guapa…
y yo a pintarme canas de tanto esperarla,
que a mí…
la madrugada…
me lava toda la ropa sucia del alma
que ensuciaré seguramente a la mañana,
a mí quítame alas,
tírame al suelo, quiero estar donde me llaman,
que desde el cielo el corazón no huele a nada,

¡Ay del que intenta conquistar la luna entera
con algún verso de mierda, separarla de mi vera!,
mírala toa sonriente aunque le cante malamente,
muy tranquila y muy quieta, porque con ella no,
no quiero ser un poeta.

Despellejo

Rompo las aceras en cada traspiés,
¿qué haces?,
ya ves, me siento tan bien
cuando no me ves hacer mi función,
calcando mi piel en trozos de papel,
contar las baldosas de mi habitación,

cruzan mi semblante en alguna ocasión
ganas de abrazarme a la sinrazón
si tó lo que miro me dice que no,
¿qué es de tu vida?, me alegro de verte
solo como nunca,
solo como siempre…

despellejo un corazón en las zarzas de mi voz
y me mata el mismo sol que a ti te alumbra…
y me comen las pulgas,
y dibujo con mis manos en la mañana temprano
tus ojitos en el techo…

y se rompen los cristales en mi pecho
y pienso en los dos al compás de la tos,
tan mal no lo he hecho, me vi a cagar en Dios,
tú lo sabes bien, que le voy a hacer,
si no me hacen caso mis pies,

sólo queda contentarse con los restos,
comerse los huevos por todos aquellos
que beben a morro de ti, de tus besos,
morirse un poquito con tanto silencio,
cerrar las cortinas, buscar otro aliento,

despellejo un corazón en las zarzas de mi voz
y me mata el mismo sol que a ti te alumbra…
y me comen las pulgas,
y dibujo con mis manos en la mañana temprano
tus ojitos en el techo.. por lo bien que lo hemos…

Quejíos

Hay que cagarse, ya está lloviendo,
retruenan tus ojos y retruena el cielo,
que bien que estabas de brazos abiertos despierto, tú,
ya no hay más besos a bocaperro,
mira que te he dicho que te andes con tiento,
si abro la boca se escapa el demonio que hay dentro,

y ya verás la que voy a liar, veo tu cuerpecito y me pongo contento,
y me sube al pajar a enseñarme los diez mandamientos,
tratará de hacerme desnudar, así más mejor, hace calor aquí dentro,
y si no se lo hará de llorar,

hay que joderse, ya está corriendo,
tan solo le dije si quería un verso,
debí escribirlo en las tiras de piel de mi cuerpo, pa ti,
y mis quejíos se van muriendo,
desato sus alas, que griten al viento,
anhela un susurro al oído este día tan negro,

y ya verás la que voy a liar,
de estar tan tranquilo te miro y reviento,
solo falta ponerme a ladrar para ser como un perro,
tratará de hacerme tropezar
para hacerme hablar y contárselo al cielo,
y después darle fuego al pajar,

no soy más que lo que en su día viste,
mi sonrisa gris, mis ojitos tristes,
intentando despegar del suelo,
tol día dale que te pego.

Lija y terciopelo

Despierta atenta, mira como remienda el sol,
como me cose al colchón,
y así no, fijo que no,
no me hará falta mirar ni alzar la voz,
pa ver como se desboca,
como me quema en la boca,
y en cuanto voy pal rincón, “venga quillo, vamonós,
ya sabes quién ha llegao y hay que andarse con cuidao”,

se enmarañan hasta las patas de araña en su pelo,
cuando besa tiembla el suelo,
y soñaba calentar lo de abajo del ombligo,
yo soñaba.. que quería soñar contigo,
sólo contigo,

eso somos tu y yo, el cielo y el suelo,
putadas y amor, pereza y desvelo,
lija y terciopelo,

empréndelo,
que no, que no, que para mí este vuelo
se hace de un trozo de cartón,
y si falla se inventa, afuera la ropa,
ya salen las cuentas,
y a besarte lo que pueda en el tiempo que nos queda,
y corrernos despacito,
y arrimarme a ver que pasa al balcón de la pacheca,
que es el balcón donde vivo,
el de mi casa,

se enmarañan hasta las patas de araña en su pelo,
cuando besa tiembla el suelo,
y soñaba calentar lo de abajo del ombligo,
yo soñaba.. que quería soñar contigo,
sólo contigo,

eso somos tu y yo, el cielo y el suelo,
putadas y amor, pereza y desvelo,
lija y terciopelo,

Como quiere tu abuelita

Voy a besarte como quiere tu abuelita,
las manos quietas, tiernamente en la mejilla,
y en mi chabolita romperme la voz
aullando una historia de amor,
buscando tu estrella no encontré ninguna,
y follé con la luna en tu honor.

voy a embriagarme con tu piel y con tu cara,
ni marranás ni revolcones a la brava,
ni besos con lengua, ni noches de alcohol,
ni abrirse de piernas en cada rincón,
partirse en canal,
poner corazón para dos.

quieres llevarme de la mano hasta tu casa,
vas a amarrarme antes de que despunte el alba,
hincar mis rodillas, coger una flor,
jurar por mis muertos que no he sido yo
el que hace que la luna llore
cuando entra en tu cuarto
y aparece el sol,

si logro destapar el tarro de su esencia
…me han dicho que huele a jazmín,
voy a partirme el cuello diciendo que sí,
antes que se dé cuenta que el mío no es ná,
que huele a miseria y a barra de bar,
y a muy poco más,
tu tranquila, yo vigilo,
¿quién me mandaría meterme en tu nido?,
y en un descuido me tira y dice que he caído,
y yo, que me empeño en perder batalla tras batalla,
y otros que creyeron tenerla ganada
les pegó de lleno el fuego de metralla
dejando en su piel corazones en llamas,
y otros se condenan a dedicar versos
a aquellas que les dieron fuego por dentro,
yo esperaré, cuando legue el momento,
no echarte de menos,
no echarte de menos…

es tan sencillo hacerme feliz,
que me dé el aire en la cara,
que suene la guitarra del Kolibrí,
bailar de madrugada si me da la puta gana,
que suene la puerta y pregunten por mi,
tus manos abiertas,
despegar los labios, verte sonreir…
a ti.